Ojos de Caramelo

Mi sonrisa es con lunar y mis ojos de caramelo

Vendimia — 27 agosto, 2018

Vendimia

El 01 de enero de este año escribí una frase que decía “Saber lo que uno quiere y no estar dispuesto a menos”. A estas alturas no estoy tan segura de lo que quiero y tampoco a qué estoy dispuesta. Sin contar que ni recuerdo exactamente a qué me refería al hacer esta afirmación. ¿A mis sentimientos? ¿A mis logros? ¿A mis sueños?

La vida se ha ido presentando así, complicada, caótica, espontánea. Llena de sorpresas y de cosas que no esperaba, ni quería que pasaran. Con alegrías y la ya conocida felicidad momentánea, y más aun con tristezas, problemas, malestares y una serie de eventualidades que, me imagino, son necesarias para sentirse vivo.

El corazón ha latido a ritmos que ni yo recordaba. Se ha emocionado, ha querido, ha estado roto y ha sentido sin miedo; porque así como es de grande es de valiente a la hora de arriesgarse por alguien.

Tal vez ha necesitado más amor, más cuidado, menos mentiras, menos falsas promesas. Tal vez ha merecido que lo traten como él trata; con ilusión, con cariño, con ingenuidad y sin esa maldad que se inventó esta sociedad llena de gente y carente de personas.

Después de ocho meses, me di cuenta que el tiempo es cruel, que cada día se siente un poco más pesado que el anterior. Las lágrimas volvieron con la sensibilidad característica, esperando, añorando, anhelando, soñando; con un mundo más acorde a todo lo que yo llevo dentro, donde brilla el sol y se danza bajo la lluvia, donde el amor es más fuerte que el odio, y los miedos corren en la dirección contraria de las ganas de vivir rodeados de quienes nos generan ternura, pasión, alegrías y en conjunto una gran felicidad.

En vendimia desearía recoger de la cosecha más que copas de vino; desearía recoger algo de lo dado, de lo entregado, saber que las personas o la misma vida me van a devolver un poco de mi energía y mi magia repartida. Pero no es así. Tengo que dejar de pensar que los demás actuarían como lo haría yo en sus tiempos difíciles. Entender que en este mundo egoísta solo hay cabida para pensar en sí mismos, en sus intereses, y que al parecer para algunos continuar se trata de deshojar flores amarillas.

Imagen: https://www.bodeboca.com/blog/que-es-la-pobredumbre-noble/

Anuncios
Mis silencios me hacen ruido — 28 diciembre, 2017

Mis silencios me hacen ruido

En mi ser esta cada palabra que no dije y que quedo atragantada en mi pecho, causando molestia en cada paso que doy. Quieren salir por mis dedos, escritas en las letras que plasmo en esta fría noche de recuerdos de algo que no logro terminar. Mis silencios me hacen ruido y hacen eco en el dolor que se niega a maldecir.

Sus verdades tergiversadas los hacen gente de este mundo hostil que no siente, que se limita a vivir a blanco y negro entre rutinas de desazón y amargura. Y yo no creo que a eso se le pueda llamar “vivir”.

La cobardía hace parte de ustedes, el miedo a entregar algo que creen propio pero que al final terminan rifando a cualquier postor. El corazón les pesa por la cantidad de ira que cargan y la venganza que anhelan hacía quien en muchas ocasiones no tiene nada que ver.

Me dan pena. Están lejos de ser humanos y de comportarse como personas racionales. Son como animales que solo se dejan llevar por el instinto carnal y que se niegan a sus sentimientos, aun cuando no los puedan ocultar. Se escabullen en el momento en que empiezan a sentir la fuerza del amor. Se aíslan en la oscuridad de un odio que pulula entre quienes transitan las calles de la soledad.

Esta sociedad atrapa en un laberinto sin salida. Uno en el que no se permite expresar las emociones del día a día. Uno que vende al ego como si fuera posible que el mundo girara a nuestro alrededor, cuando ni nosotros mismos valoramos nuestro cuerpo y nuestros pensamientos. Uno en el que se ama con los ojos cerrados y los puños abiertos. Uno del que me siento prisionera, aun sabiendo que yo no soy así.

No me quedo en silencio porque ya me harte de mentir. Porque sé que en las noches a ti y a mí nos pesa el negarnos decir lo que llevamos en el pecho, lo que en realidad sentimos, lo que mutuamente compartimos. Este amor inmenso que impulsaría cualquiera de nuestros sueños, si nos decidiéramos a no hacer al otro a un lado, si nos juntáramos para hacer de la compañía algo más que ocho letras.

Pero ahí estas tú, luchando por envolver tu alma en una coraza de hierro que te da una fuerza inerte; y aquí estoy yo, con el corazón maltratado en la mano, exponiendo las heridas a quien no tiene idea sobre curar.

Imagen: https://data.whicdn.com/images/153355070/large.jpg

¿Y si me inspiras? — 7 noviembre, 2017

¿Y si me inspiras?

Quiero dejar el pánico a sentir, a vivir, a fluir.
Es que quiero tocarte como si fueras agua y me helaras los dedos,
pero lo que haces es encender mi fuego y eso me llena de miedo.

¿Y si me quitas la ropa y de paso los miedos?

¿Y si te quitas los miedos y de paso la ropa?

Si dejamos hablar al corazón
y me dedicas esas canciones que me llenan y me hacen feliz.
Si tomas mi mano y no me dejas caer.
Si me sacudes el dolor y te llenas de toda esta alegría.
Si vamos a dar vueltas mientras llenamos el mundo de besos.
Si me haces volar mientras te aprieto los dedos.
Si me vuelvo un poco más de tu felicidad y te impulso a soñar.
Si te dejas querer con más que mis letras.
Si me inspiras a escribirte un montón de poesías
y de palabras que terminen en arte.
Si dejo de hacerte preguntas y me llenas de respuestas.

No es tan difícil si nos quitamos las máscaras,
si antes de desnudar nuestros cuerpos empezamos por el alma,
si dejamos el terror a empezar algo que involucre sentir
por el miedo al que nos induce este mundo de en egoísmo vivir.

¿O si mejor te olvido y te despido?
Si corro y tú haces lo mismo como ya es costumbre.
Si no recordamos los ojos y las miradas que hacíamos mientras nos desvestíamos.
Si ya no nos escribimos y dejamos ahí el inmenso vacío.
Si mejor le decimos al mundo que nos desconocíamos
y que jamás llegamos a ser uno entre gritos corridos.
Si nos decimos adiós con el corazón descocido,
buscando empezar con otro el mismo ciclo repetitivo.
Si nos abandonamos sin empezar el camino,
que podría ser de espinas o rosas dependiendo del destino.
Si olvidamos que fuimos amigos, amantes
y pasamos a seres distantes que olvidaron su historia.
Si nos eliminamos de redes sociales,
como si eso implicará eliminar las huellas que quedaron en la piel.

La vida está entre dejar tanta cobardía y vivir el ahora,
o mirar atrás y adelante buscando un pero para no dejar a este amor surgir.

Imagen: http://static.tumblr.com/81d6fabe6ca2f5e500880743c5a7ab31/naiucch/nOznpnqw1/tumblr_static_17zpqr734o3k0g0wwo08gckww.jpg

Me voy a aprovechar de ti — 9 septiembre, 2017

Me voy a aprovechar de ti

¡Apareciste!
Igual que aquella noche que llegaste a mi vida y la pusiste boca arriba.
No esperaba que lo hicieras tan pronto pero ya sabía que llegaría el día; día que te dabas cuenta de lo que te perdías. Aún no sé si ya es demasiado tarde, pero en este momento solo tengo ganas de aprovecharme de ti; tal vez solo en letras y palabras, en mi imaginación y mis historias; o de tu cuerpo y tu silencio, tus manos, tu calor y este ardor.

Todo me grita que es una equivocación pero ya me hace falta equivocarme, estrellarme, caerme y volverme a levantar. Y es que me gusta la emoción que me haces sentir, me gustan los rugidos que produce mi vientre cuando te tengo al frente, me gusta mi sonrisa pícara, el sarcasmo que se asoma, los reclamos y las explicaciones.

Tan sencillo como que me gustas para todo y tal vez para absolutamente nada. Es que ya me enloquecí con tus besos, con tus brazos alrededor de mi torso y tus dedos toqueteando mis muslos. Me encante con tu corazón revolucionado cuando me tiene tan cerca; y de un soplo vuelvo a la realidad con tu tímida torpeza y tus palabras sin belleza.

No deseo más que tu cuerpo, porque sé que es imposible apoderarme de un corazón sin color, sin pasión, sin sazón, pero ya ando perdida entre el dorado de tu piel y me siento algo ahogada entre nuestros besos muchas veces sin sabor; por lo que sigo con mi objetivo latente de aprovecharme de cada encuentro en el que haces rugir sin piedad a mi vientre y no logras acallar mis gemidos que muchas veces no mienten, pues tu respiración incita a un mutuo final ferviente.

Si me arrepiento, que sea de todo lo que hicimos y no de lo que dejamos de hacer, que sea de aprovecharme de cuanta cosa me dio la gana de ti.

Imagen: https://i.pinimg.com/originals/4a/04/3d/4a043db1e0f33766606d4d5b38ccd951.jpg

Un intento de canción — 30 mayo, 2017

Un intento de canción

Un día me pediste una canción…

Este fue un intento.


Al verte solo pensé que quiero ser arte y parte de tu encanto
y al escucharte encontré la rima que cura mi dolor,
al conocerte creo que ya no quiero compartirte
y al besarte ya tuve que contener las ganas de meter al corazón.

Como quisiera ponerle mi nombre a los días pares de tu vida
que pintes de colores mis impares con pasión,
bailarte encima los jueves que me fascinan
y hacer de abril un mes que no hable de desamor.

Es mucho pedir que no me des tanto vértigo
cuando no sabes si vas a querer volar,
pedir que dejes de mover todo mi tiempo
y que solo juntos disfrutemos el pasar.

Eres como la adrenalina que pone mi cuerpo a temblar
pues en las noches solo quiero hacerte soñar
con envolver mi piel entre sabanas en la oscuridad
enloqueciendo sin prisa a tus ganas de hacerlo realidad.

Deseo encender tus ganas de amar
planear un viaje por el mapa del futuro
ese que podemos empezar hoy a respirar
escribiendo cartas al instinto para hacer un nosotros sin fallar.

 

Una historia que no fue pero que no se olvida — 2 mayo, 2017

Una historia que no fue pero que no se olvida

Te vi.
Se me movió la vida misma al verte y fue más que la razón porque siempre tuve el deseo latente de volver a cruzarme contigo. En la distancia te veo constantemente; a ti, a tus lindas palabras, tu sonrisa, tus cosas tan únicas e irreverentes. Es algo como que tu recuerdo no se quiso ir y deambula por las paredes de este agrietado corazón y el inmenso espacio que recorre mi imaginación.

Le pregunte a la vida si ya era el momento, el que creo nuestro y anhelo llegue antes de partir, pero al parecer respondió con un rotundo no. Tu celular, tus pasos distantes, tantos muros que te impidieron verme. Es como si no hicieras parte del mismo lugar que yo habito, como si te escaparas en una complicidad entre el tiempo y el viento. Como si solo aquel día de hace tantos meses, fuese el momento de cruzarte a arrebatarme un poco la fe. Como si no quisieras que el sol de la mañana vuelva a salir por aquí. Como si luego de incendiar el tiempo, solo llegaras a apagar la llama que abraza a mi cuerpo al recordar tu tacto. Como si fueras un cuento que una noche entre penumbras me inventé.

Una historia que no fue pero que no se olvida. En esas palabras puedo resumir estos más de 365 días en los que quise que hubiera un nosotros y nunca fue posible. Lo intente, volví a tenerte al frente una vez más y no encontré la calma, naufragué y descubrí que sin duda eres mi maldición. Me moriría de ganas de decirte que esto es para ti, que estoy escribiendo una despedida que tantas veces se ha convertido en bienvenida a mi vida, porque del otro lado sigo esperando que los kilómetros se acorten y pueda engañar al corazón.

Quiero pensar que es solo mirarte a los ojos y decir adiós; un adiós sin mentiras, sin promesas disfrazadas, ni frases tergiversadas, y así terminar este capítulo que no creo haya terminado en este punto final.

Imagen: 

Amarilla — 20 abril, 2017

Amarilla

Lluvia.
Noche.
Miedo.
Así se me olvida la poesía.

¿Qué es la vida?
Una montaña rusa de emociones, un vaivén de sensaciones.
Es buscar una fortuna, que ironía. Y yo que pensaba que la fortuna estaba en tus labios o entre tus brazos. Pensaba que estaba en todo el amor que sentía. En estas palabras que día a día invento. En los sabores, los colores. En el brillo de mis ojos, en la luna o en tu aliento.

Un poco tarde me entere que la fortuna está en hacer lo que no nos gusta para conseguir dinero. En no tener tiempo, vivir cansados y sin energías. En imposiciones y complacencias. En asegurar un futuro incierto, en pasar por encima del corazón y los sentimientos. En vivir con el pánico a sentir. En no entregarse, en evitar las brisas y guardarse. En no arriesgarse, en esconderse y no contar las desdichas. En solo “amarse” y no amar al sol y a las montañas, a los niños y los cuerpos perfectamente imperfectos. En seguir reglas y un camino lineal que no da permiso de tropezar.

Sol.
Día.
Alegrías.
De fondo suena una canción.

Y sueño.
Sueño con que bailemos sin un son, con que desnudemos al corazón. Con tus pestañas latiendo como mariposas sobre mi piel, con la tormenta que quiero desatar a tu alrededor. Sueño con todas las historias que no he escrito de los dos. Sueño que estoy creando letras al otro lado del mar, mientras te escucho ser feliz porque ya nos vamos a encontrar. Sueño que todos los que quiero sonríen sin parar, sin prejuicios, que siguen sus pasiones, las que deberían ser sus únicas ambiciones.

Me imagino que la fortuna y los sueños están en ti, en tus amores y exaltaciones. En la belleza de la compañía, en mirar el cielo y verle formas. En tomar la mano de un niño y compartir su inocencia. En jugar, en cantar, en bailar. En no pensar tanto las cosas y dejarse llevar. En soñar y luchar para hacer los sueños realidad. En intentar brillar entre tanta penumbra. En amar, amar como si la vida misma dependiera de ello; a la creación, los perritos, las flores y las tortugas. A uno mismo, su cuerpo, sus piernas grandes, sus dedos cortos y sus ojos brillantes. A la familia que hasta en los fracasos está ahí. A los amigos que aunque vienen y van producen tantas alegrías y generan tantas sonrisas. A la pareja, a esa pasión que produce tener una, a las mariposas en el estómago, al ardor en el vientre y hasta al miedo a perderse. Amar al trabajo, a la comida, a las cosas pequeñas que son las que llenan el espíritu.

Pienso que son otros los que tarde se enteraron que la fortuna es tener una vida
A M A R I L L A.

AMAR Y YA.

 

Imagen: https://secure.static.tumblr.com/0c4875c072f7152090bea7a6fc1012dc/evknwen/hF2ndxbrf/tumblr_static_tumblr_static_a7p087gxsigccog08wcc8cws0_640.jpg